Este chollo ya no está disponible

BRUMMEL - Sport, Estuche Regalo de Hombre, Pack de 3

Publicado 08 abr 2022

¡Oops! Este chollo parece estar ya agotado... Aquí tienes unas opciones que te pueden interesar:

Recuerdola botellita tipo splash de Brummel en un estante del baño denuestro viejo piso a principios de los ochenta. Era una especie dePaco Rabanne Pour Homme patrio, salvando todas las distancias.Fácilmente accesible a los estratos sociales más variopintos yasequible a economías cualesquiera. Se la reconocía enseguida encualquier reunión, salida de misa, manifestación, romería obareto.

Enlo personal nunca me entusiasmó. Solía usar Agua Brava o Andros deParera con mayor denuedo y mejor ánimo, siendo siempre mi madre laproveedora de tales esencias. Hasta que con el transcurrir del tiempoterminaban por saturarme y casi tenía que suplicarle que no volviesea agasajarme con más de lo mismo. No fue hasta finales de esadécada, pues ya era yo el que elegía directamente y sacaba elmontante del bolsillo, cuando llegaron a mi vida otras que sí meapasionaron. Me refiero a Massimo Dutti y, sobre todo, Cacharel pourL'Homme.

Creo,opino, considero, intuyo... que Brummel pertenece a ese tipo dearomas verdosos y herbáceos, florales y especiados, musgosos yjabonosos, muchos de ellos cuerosos o amielados, tan típicos deaquellas épocas. Aromas que beben, en mayor o menor medida, de lafuente Aramis Sixty Six. Aramis creó una escuela a nivelinternacional que, como todas, contó con alumnos más o menosaplicados, adelantados o agraciados. Una cosa es Kouros o Antaeus yotra Brummel o Jacq's.

Haceunas fechas, la he vuelto a ver en la pequeña sección de perfumeríade un hipermercado, al lado de algunas otras mucho más jóvenes, más"modelnas" y más de estos tiempos, aunque igualmentemódicas. Me invadió la nostalgia, al tiempo que sentí desazón,lástima..., y..., en un impulso incontrolado, me la eché alcarrito. Dí un par de vueltas más por el recinto, y al cabo,arrepentido de mi infantil comportamiento, volví a la misma seccióncon la sana y racional intención de devolverla a su sitio. "¿Cuándola vas a usar? ¿Piensas gastar el bote? ¿Te hace falta? Perohombre, pero si es más vieja que Carracuca y encima no es que seaprecisamente Yatagan de Caron... ¡Estás como una regadera con unagujero en el culo, tío! En el culo de la regadera, claro..."

Asíque al llegar a destino..., pues voy y... añado otra más alcarrito. ¿No querías caldo?, ¡pues toma dos tazas!


Brummelsigue siendo una de esas obras sobresalientes de la casa Puig.

Hatenido la capacidad histórica de haber podido entrar amablemente encasi todos los hogares, poseyendo prestaciones que un gran perfumepuede darte por poco dinero. En ese aspecto, no creo que exista otroque brille más intenso y definido como este.

Cuandoolemos Brummel, olemos historia, la de un país que con tantas ganasempezaba a salir de su opresión buscando nuevas vías yhorizontes.

Puigsupo tratar aquél momento por el que los españoles atravesaban y lodotó, con su particular perspectiva, de un aroma que supieraunificar al ciudadano medio.

Yasí lo hizo. Triunfal éxito. Sin distinción de edad ni de clasesocial, Brummel inundó todos los espacios de trabajo y ocio. Concorbata o sin ella, con vaqueros, pantalones de pana o traje defranela... Desde la oficina hasta el bar, desde la casa hasta elmercado, pasando por los colegios, las misas o las citas en elparque.

Ningúnotro le arrebataba su lugar. Emperador del mundo de cada día.Profeta en una tierra de tumulto social y cambios. Su éxito no sedebió a un desvarío de una época convulsa. Si la calidad de esteperfume no fuera la que es, no hubiese resistido en el tiempo tantosaños manteniendo su gloria y su humildad.



Cítrica,amaderada, verde y atalcada, no la veo para nada pesada, pero sí muymasculina y con un aroma elegante, natural y con su punto fresco. Ycon bastante potencia para ser un agua de colonia.

Tampococomparto que sea cosa de viejos. En mi colegio, era, con diferencia,la colonia más usada.

Pasandos cosas: que ahora este tipo de aromas no está de moda (menos aúnsi es un perfume drugstore), y que en España hacemos siempre uso deese terrible calificativo de "colonia para yayos".

Unjoven vestido elegante, con camisa y americana, recibirá sin dudacumplidos si viste Brummel y los demás no saben lo que lleva.

Estriste, pero es así. No valoramos como deberíamos las obrasmaestras propias, algo que sí hacen en otros países. Por otro lado,hay gente que asocia "colonia drugstore" como algo que hade ser malo sí o sí.

Lacuestión, es ir cada uno a su bola y moverse entre opiniones ygustos de aficionados que compartan gustos similares, porque si no,simplemente es que se hablan idiomas distintos.
Actualizaciones de la comunidad
6 comentarios
Publica un comentario